Just another WordPress.com site

Archivo para enero, 2011

Violencia Psicológica.Madres que maltratan a sus hijos.

Otra lamentable y fuerte forma de violencia familiar es la violencia contra los hijos. Es terrible pensar que una madre pueda ejercer violencia tanto psicológica como física sobre sus hijos, sin embargo esta es una realidad de la que no podemos evadirnos. Los niños están sufriendo, siendo lastimados, y en casos extremos siendo asesinados, por sus propias madres o padres también.

Leyendo aquí Tú , que estás en este torbellino enfermizo de violencia, podrás informarte de lo que está pasando con los niños y también cómo identificar esta violencia. Abre los Ojos.

El comportamiento de los niños maltratados ofrece muchos indicios que delatan su situación. La mayoría de esos indicios son no específicos, porque la conducta puede deberse  a diversos factores. Algunos de los síntomas que denotan que hay maltrato son: (más…)

Anuncios

Salir del ataque emocional.Reconoce tus puntos vulnerables.

Convivir con alguien que ejerce violencia emocional o psicológica cotidiana es totalmente agotador, destruye tu autoestima, te hace sentir que tus fuerzas decaen con cada enfrentamiento y casi te “acostumbras” a los maltratos, y esto se vuelve más grave cuando existen niños , hijos que están grabando en sus mentes esta violencia y dañando la formación de su personalidad.

Te aconsejo que pongas en práctica las técnicas que serán de gran ayuda para Tí para salir de la violencia emocional, quizás, poco a poco, pero lo más probable es que te comiencen dar fuerzas , valor y confianza en Ti misma, con la certeza de que podrás dominar en adelante las situaciones de violencia ante el primer síntoma hasta que dejarán de existir, o bien en casos extremos, interpretar en forma objetiva (y quizás con ayuda externa profesional) si esta pareja debe seguir o no. (más…)

Celos y violencia verbal y emocional

Tú y yo sabemos muy bien que los celos son un mal que afecta a parejas de toda clase social, son destructores, controladores, son violencia verbal, emocional y , dejandolos pasar se transforman en violencia física , golpes y hasta homicidios tal como vemos en las noticias a diario.

Cuando en una relación  se observa en uno de los dos, unos celos fuera de lo común, no hay que engañarse creyendo que esa persona  la cela porque la ama con locura. Una manifestación de celos nunca se debe aceptar como algo normal o tolerable. Tarde o temprano los celos desmedidos e infundados destruirán la relación, o lo que es peor, generarán graves problemas de violencia doméstica y convertirán el romanticismo en una historia de terror. (más…)

Violencia doméstica.Cambio de roles…mujer agresora

La violencia emocional o psicológica en aumento en la familia y en la sociedad, como sabemos y no podemos negar, no escapa a las mujeres, donde en algunos casos son protagonistas.

He leído  comentarios en algunos lugares donde piden que tambien se hable sobre este tema, y lamentablemente, tambien tenemos que admitir que existen mujeres violentas, y esa violencia volcada hacia la pareja, pero no se puede negar que muchas la ejercen en sus inocentes hijos, y esto es terrible. En este último caso urge la terapia psicológica, la ayuda profesional para la madre y también para reestablecer los valores del niño maltratado.

Para no irnos del tema, te voy a dar datos sobre la violencia de la mujer, cambio de roles…. empecemos: (más…)

Violencia emocional y verbal. Factores en la violencia doméstica.

Es difìcil responder a la pregunta de por qué los hombres se comportan de forma violenta precisamente en el hogar (un reducto de intimidad y de ternura). El maltrato doméstico es resultado de un estado emocional intenso -la ira-, que interactúa con actos de violencia, un repertorio de conductas pobres (como por ejemplo poca habilidad de comunicación y de solución de problemas) y  factores  precipitantes  tales como  estrés, consumo abusivo de alcohol, celos, etcétera, así como también  la percepción por parte del hombre  de la  vulnerabilidad de la mujer.

En la conducta violenta intervienen los siguientes componentes:

a) Actitud hostil, violenta . Ésta puede ser resultado de estereotipos sexuales machistas en relación con la necesidad de sumisión de la mujer, de la existencia de celos patológicos o de creer en la violencia como estrategia de solución de problemas.

b) Estado emocional de ira. Esta emoción, que varía en intensidad desde la suave irritación o molestia a la rabia intensa y que genera el  impulso para hacer daño, se ve facilitada por la actitud de violencia hacia la mujer y por estímulos generadores de malestar ajenos a la pareja (contratiempos laborales, dificultades económicas, problemas en la educación de los hijos, etcétera). (más…)

Violencia Psicológica.Crisis en la pareja y la familia

Voy a hablarte en forma informativa sobre la violencia creciente en la pareja y en la familia:

La violencia en el hogar ha experimentado un desarrollo espectacular en las dos últimas décadas.    Se trata de una epidemia  que, sumado a la mayor competitividad de la sociedad actual, al nuevo rol de la mujer y de la desaparición de la inhibición  para la conducta violenta , ha crecido a un ritmo igual o quizás  más rápido  que los accidentes de autos, las agresiones sexuales y los robos.

Lamentablemente, la familia es el foco de violencia más destacado de nuestra sociedad.  Por extraño que pueda parecer, el hogar , en principio nido de cariño, de compañía y de sueños en común, pu ede ser un sitio de riesgo para las conductas violentas, sobre todo cuando éstas quedan impunes. Como la familia es una institución cerrada constituye un caldo de cultivo para las agresiones repetidas y prolongadas. En estas circunstancias las víctimas pueden sentirse incapaces de escapar del control de los agresores al estar sujetas a ellos por la fuerza física, la dependencia emocional, el aislamiento social o distintos tipos de vínculos económicos, legales o sociales .

Las diferencias de sexo condicionan el tipo de violencia experimentada. Cuando un hombre sufre una agresión, por lo general ésta tiene lugar habitualmente en la calle y suele estar asociada a un robo, una pelea, un ajuste de cuentas o un problema de celos.   Las mujeres, por el contrario, al menos en la mayoría de los casos, cuando son víctimas de actos violentos suelen sufrirlos en el hogar y a manos de su pareja.

La conducta violenta en el hogar supone un intento de control de la relación en forma de abuso de poder. Así, los maltratadores suelen ser los hombres y las víctimas suelen ser las mujeres, los niños y los ancianos, es decir, los sujetos más vulnerables en el seno de la familia.

Más allá de un maltrato físico y de un maltrato sexual, fácilmente identificables, existe el maltrato psicológico más sutil, que genera  consecuencias muy negativas en la salud y el bienestar emocional de la mujer y que se manifiesta de diversos modos:  desvalorizaciones continuas (en forma de críticas corrosivas y humillaciones); posturas y gestos amenazantes; imposición de conductas degradantes; intentos de restricción (control de las amistades, limitación del dinero, restricción de las salidas de casa, etcétera);  conductas destructivas (referidas a objetos de valor económico o afectivo o incluso al maltrato de animales domésticos) tambien la culpabilización a ella de las conductas violentas de él.

La violencia psicológica es  intensa y permanente, caracterizada por las conductas ya señaladas, y genera además consecuencias clínicas, mentales y físicas, negativas en la víctima:  estrés postraumático, depresión, aislamiento social, baja autoestima, etcétera.

Una vez que ha surgido el primer episodio de maltrato, y a pesar de las muestras de arrepentimiento del agresor, la probabilidad de nuevos episodios(y por motivos cada vez más insignificantes) es mucho mayor. Una vez rota la inhibición relacionada con el respeto a la otra persona, la utilización de la violencia como estrategia de control  se hace cada vez más frecuente. El sufrimiento de la mujer,en lugar de  suscitar una empatía afectiva, se constituye en un disparador de la agresión.

El maltrato doméstico puede funcionar como una conducta agresiva que se aprende por imitación por los hijos, y que se transmite culturalmente a las generaciones posteriores.La observación reiterada por parte de los hijos de la violencia ejercida por el hombre a la mujer tiende a perpetuar esta conducta en las parejas de la siguiente generación. De este modo, los niños aprenden que la violencia es un recurso eficaz y aceptable para hacer frente a las frustraciones del hogar, y las niñas aprenden que ellas, al menos hasta cierto punto, deben aceptarla y convivir con ella.

Una de las características singulares del maltrato doméstico es la cronicidad. Los estereotipos sociales(y muy especialmente  la consideración de que la violencia familiar atañe sólo al ámbito de lo privado :“los trapos sucios se lavan en casa”)- desempeñan un papel importante en la falta de valoración del problema.

Tampoco se busca ayuda externa (atención terapéutica, servicios sociales, etcétera) de forma generalizada y esta situación puede ser atribuida a diversas razones:

económicas (la dependencia del marido); sociales (la opinión de los demás); familiares (la protección de los hijos); físicas (el agotamiento); psicológicas (la baja autoestima, la vergüenza, el miedo, la resistencia a reconocer el fracaso de la relación, la dependencia emocional, etcétera);    y de temor al futuro (precariedad económica, falta de apoyo familiar y social, problemas de vivienda, porvenir incierto de los hijos, etcétera). Es por todo esto  que muchas mujeres permanecen por tiempo prolongado en una situación de maltrato, y  la denuncia o el recurso a los servicios asistenciales coinciden con algún momento crítico en  la familia (por ejemplo, la separación o la extensión de la violencia a los hijos, lo que ocurre en casi el 50% de los casos).

Por todo esto, te vuelvo a repetir hasta el cansancio que Tú debes comenzar los tratamientos para erradicar la violencia emocional en tu pareja desde el inicio, esta es la manera de tomar cartas en el asunto y evitar que crezca y se transforme en violencia física.  Te invito a aplicar de las diferentes técnicas explicadas en artículos anteriores desde el inicio, desde el primer síntoma.

 

Nube de etiquetas