Just another WordPress.com site

Archivo para la Categoría "abuso sexual y violencia"

Violencia Infantil Padres que abusan “Detrás del Síndrome”

“Mucho tiempo y trabajo costó que el padre de mi hijo Max pasara la cuota alimentaria. Fue entre amenazas, gritos, violencia de su parte hacia mí y también, aunque yo no pude verlo antes, contra nuestro propio hijo.  Después del abandono sus amenazas continuas y las visitas por sorpresa para entrar en la casa y pegarme, me llevaron a seguir denunciando y después de varias golpizas y maltratos logramos que la justicia le prohíba acercarse a nuestra casa.

Respuesta a esta decisión fue que poco a poco dejara de pasar la cuota alimentaria de Maxi. También dejó de llevarlo, de acuerdo al régimen de visitas, dejaba pasar dos fines de semana y volvía. Al principio , cuando comenzó a llevarlo Maxi estaba feliz de estar con su padre unos días, sin embargo muchas veces lo llamaba por teléfono avisando que lo pasaba a buscar y no aparecía, todas esas promesas incumplidas angustiaban a nuestro hijo. Pero esto cambió con el pasar del tiempo. Casi un año más tarde, cuando su padre empezó a llevarlo cada tanto, notaba que Maxi se distendía y casi se alegraba que su padre no viniera, yo no entendía bien por qué..y notaba que algo estaba callando..

Hoy sé con seguridad ( porque creo totalmente en la palabra de mi hijo Max que con sus 6 años está pidiendo auxilio como puede)  que este hombre, mi ex marido, el padre de Max..”si puede llamarse padre” , ha estado abusando de El por muchos meses cada vez que lo llevaba. Vivió un infierno que Max describe  con dibujos y algunas palabras, sintió (y todavía siente)  miedo, horror, nerviosismo, esclavitud.. que empezaban los jueves o viernes antes que lo llevara. Yo no entendía que pasaba, le preguntaba y El no contestaba, y los sábados aquellos lo llevaba…, y yo me quedaba preocupada y sin entender. (más…)

Anuncios

La violencia como medio para el abuso sexual. Actuar a tiempo…

Viviendo en situación de maltrato y violencia en diversos órdenes, terminamos desvalorizando nuestro ser , casi perdiendo nuestra propia identidad (y en casos extremos: perdiendo la identidad ). Por eso es necesario tomar la situación desde el inicio de la violencia emocional para detectar, razonar y aplicar algunas técnicas para salir de la misma y recuperar la autonomía en la pareja, o bien en casos complejos , tomar otras acciones necesarias relacionadas con la justicia para desvincular.

El abuso sexual forma parte de la violencia emocional o psicológica instalada, dado que socavando día a día tu persona, el otro llega a la manipulación de tu mente y esta manipulación te somete físicamente, y en este punto quizás te pase que hasta te tomes como normal estos abusos porque Tú entraste en la pérdida de identidad, por lo que te dejas, pero en realidad sin sentir nada. O sea, en las parejas estables o matrimonios este abuso sexual cae en la categoría de “algo normal” , como una pieza que conforma a la pareja.

Este comportamiento es muy dañino por el acto de abuso en si mismo, como también por la consecuencia de embarazos no deseados y , en muchos casos, abortos inducidos u obligados por el marido o pareja. Las mujeres abusadas se vuelven dependientes y sugestionables y tienen dificultades para tomar decisiones por sí mismas. (más…)

Arañando en el abismo de la violencia.Entre la costumbre y el miedo

Girando en círculos dentro de la violencia emocional, psicológica y tal vez física que estás viviendo, y si ya ha pasado bastante tiempo, sientes una “confusión mental” donde tu auto estima está ausente, casi no puedes decidir nada. Debes abrir los ojos! despierta!…si es que realmente quieres salir de la violencia, si sientes dentro de Tí esa fuerza que asoma desde tu ser más profundo queriendo salir…

Digo “si realmente quieres salir..” por qué? por ahí escuchamos muchas veces decir “Ella no quiere salir de esa casa, Ella está cómoda a pesar de que la maltrata…etc…” .Lógicamente pensaremos que si esto es así esta mujer “esta enferma” , ya que es enfermo tolerar maltrato y dominación de parte del otro…, sin embargo hay casos de  mujeres que se quedan ahí, y si!… parece extraño pero pasa en muchos casos. Que pasa? Esta zona de violencia se transforma con el tiempo en “zona de comodidad”, lamentablemente se vuelve como algo natural y este raro proceso la paraliza en el lugar del maltrato por años, y quizás pasen 10 , 15 o 20 años recibiendo violencia, menosprecios, manejos, etc. de parte de sus parejas.

Las relaciones destructivas activan patrones de dependencia muy parecidos a las adicciones, y esto hace más difícil todavía el manejo de la salud emocional, psicológica y física de estas mujeres, y a pesar que la mujer suele darse de cuenta que está mal, no logra dejar la relación y siempre suele encontrar justificaciones, aunque sean absurdas, para seguir con la relación.

Si te sientes identificada en estas relaciones destructivas y realmente quieres despertar y comenzar a salir de la violencia:

  1. No te tengas lástima: no te culpes por cosas que hiciste o dejaste de hacer, y pasó todo eso. Tampoco permitas que el otro te acuse o te haga sentir mal con recuerdos de fracasos u errores del pasado. no te angusties, Tú puedes cambiar tu vida!
  2. No te dejes llevar sólo por sentimientos negativos:  Tú misma gritate Basta ya! , ignora los pensamientos y recuerdos negativos o tristes, identifícalos  y sácalos de tu mente, no permitas que te limiten.
  3. Aprende y Anímate a decir NO:  haz esto poco a poco (más en casos de violencia instalada) , dilo tranquila y naturalmente. No tienes obligación de hacer algo que te lastime o te dañe física o mentalmente, como tampoco estás obligada a estar con alguien que te maltrate.
POR LA ERRADICACION DE LA VIOLENCIA EMOCIONAL, PSICOLÓGICA Y FÍSICA EN LA PAREJA, LA FAMILIA Y LAS SOCIEDADES.

Violencia , maltrato y prostitución. Tu libertad despedazada…

Miles de mujeres viviendo violencia de género, emocional, psicológica y física, desgraciadamente también están siendo explotadas y prostituídas. Quizás sus proxenetas son sus propias parejas. Esta forma de explotación es violencia de género, una violencia terrible, silenciosa, aprobada, que conduce a niñas, niños y mujeres a la ruina de su dignidad como personas.

Algunos/as quizás no lo sientan así, otras como Tú quizás sí te sientas identificada en este grupo y por lo tanto con este artículo, que sólo intenta poner algo de luz en este tema manejado en las sombras.

La prostitución es la explotación, esclavitud y violencia de género más antigua que los hombres idearon para someter a las mujeres. Pensar en transformar esta explotación en “una profesión” no puede ser un camino viable. No se puede educar para la igualdad sabiendo que en un futuro las chicas pueden prostituirse viendo a otras haciéndolo o siendo sometidas a la fuerza a esta esclavitud, dado que también los chicos aprenden a temprana edad a satisfacer ese deseo teniendo algo de dinero para “comprar” tiempo con prostitutas.

Para que exista la “trata de personas” lo cual induce a la prostitución como violencia, obligando a estas personas a ejercerla, o bien que las mujeres “con el transcurso del tiempo lo tomen como un trabajo”,  entonces existe obviamente una demanda. Demanda de hombres que acuden a la prostitución como ejercicio del poder y sumisión de la mujer o persona, con la cual no tienen ninguna consideración “porque están pagando para el servicio”.  En muchas de las sociedades actuales donde casi no hay nivel de represión sexual, por qué los hombres siguen acudiendo a la prostitución? porque buscan la experiencia de total dominio y control. Probablemente estos hombres tengan problemas sexuales y también experimentan pérdida de poder y masculinidad en sus relaciones sociales y personales.

Existe “la libertad” de ejercer la prostitución? La libertad no está en el ejercicio de la prostitución, se está vendiendo el cuerpo, pero el cuerpo junto con la personalidad y las emociones, y muchas veces es difícil poner “límites” a los clientes ya que están pagando , y si una mujer se niega a algún acto, siempre habrá otra con más necesidad de dinero que accederá a las demandas del cliente.

Concibiendo al ser humano como persona y respetando los derechos humanos, no es posible considerar “un trabajo libre a la prostitución”, ya que considerando que se han puesto límites en algunos temas tales como: esclavitud, uso abusivo de drogas, venta de órganos, y otras prácticas destructivas;  es también importante  poner freno a estas prácticas que van también en contra de los derechos humanos elementales como la dignidad.  Los hombres usuarios de la prostitución no les interesa saber si la prostituta es conciente de lo que hace (en la trata de personas por lo general las niñas y mujeres son drogadas), o si es libre. Estas cuestiones no les interesan  y por esto existe el tráfico de mujeres, y por lo tanto “una oferta y una demanda”.

La prostitución , dicen, siempre ha existido. Pero siempre fue violencia de género, apareciendo por sometimiento de los hombres , proxenetas, que comercializaron ofreciendo servicios sexuales de las mujeres que tenían en esclavitud. Aún en nuestros tiempos existe esta terrible violencia ejercida en niñas, púberes, adolescentes y mujeres de diferentes edades,  y en muchos casos las mismas parejas operan como proxenetas.

Mantener una coherencia entre los discursos de igualdad que se pronuncian en la sociedad y las prácticas reales que mantenemos o fomentamos con el silencio o en las sombras.  Es fundamental educar para la igualdad y romper, desterrar todo tipo de violencia de género en el mundo.

ERRADICANDO LA VIOLENCIA PSICOLOGICA, EMOCIONAL Y FÍSICA EN LA PAREJA , LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD.

Visita: http://superalaviolenciaemocional.com/blog

Violencia emocional y física. Un extraño en mi bañera….

Con la boca amarga y seca
Que el peligro esta tan cerca
Y mis ojos siempre alerta
Nunca sabes lo que piensa.
Sus miradas se lo cuentas
Le descubren le delatan
Y mis manos temblorosas
Van buscando cualquier cosa.
Hay un extraño aquí en mi casa
No es el mismo que yo ame
Es otro loco que anda suelto
Y ya me veo mañana en primera plana.
Hay un extraño en mi bañera
Con alcohol entre sus venas
Y no me atrevo ni a toser
Que el último morado aun sigue marcado.
La verdad no te conozco
Nunca se por donde vienes
Al principio era distinto
No había más que vinotinto.
Y con el pasar del tiempo
Hoy pasa, pasa de todo
Y es mejor no estar tan cerca
Por si acaso le entra el moro…..

Maltrato,violencia emocional y Adicción. Los fármacos como muleta para vivir

“La violencia emocional, verbal y al tiempo física nos enfermó a mis hijos y a mi.  Un mes después de ser abandonada con una niña de 3 años y un bebé de 2 meses, empecé a sentir mi cuerpo caer, mi mente arrollada y cansada, mi presión bajaba al punto de desmayarme, pero tenía que trabajar para mantener a mis hijos , sola. Un día en la oficina mis manos empezaron a temblar, sentía no poder respirar, casi no podía moverme, el miedo invadió todo mi cuerpo… comenzaban mis ataques de pánico…, llegaron médicos de emergencias me medicaron con tranquilizantes y me mandaron a mi casa. Casi no podía tenerme en pie, el miedo estaba asomando cada día más,y tenía que ocuparme de mis hijos pequeños.. Estaba muy triste, tratando de encontrar, en vano, a mi marido que se había ido. La violencia psicológica y física era “enfermedad” crónica en nuestras vidas. Al poco tiempo me mandaron a terapia, y como no mejoraba al psiquiatra. Me medicaron: fluoxetina y clonazepam , medicaciones que se instalaron en mi vida de hace veinte años atrás.  Terapias, trabajo, mi hijos, divorcio,  pedir ropa usada para mis hijos y para mi porque no me alcanzaba mi salario…, el regreso violento de aquel marido que estaba sumido en las drogas y quería volver por la fuerza, amenazaba con matarme, llevarse a los chicos, etc etc… una vida de sobresaltos y angustia sin fin.  Tiempo después cambiaron mi medicación fluoxetina por citalopram, y seguía con el ansiolítico…, la única de manera de poder salir a la calle, trabajar , ocuparme de mis hijos, era medicada. Llegué a tomar dobles  dosis de las que me recetaban…, aún dejando la terapia yo seguí automedicándome, seguí y sigo hoy en día tomando dosis de clonazepam…, a pesar de hacer tantas terapias, grupos, etc. siento que es lo que me mantiene en pie para seguir con mis obligaciones…, esa ansiedad me supera, estoy atada a estas pastillas….a veces creo que de por vida…”

“Estoy cansado de ser lo que tu quieres que sea,   Sintiéndome sin fe Perdido bajo la superficie,  No sé qué estás esperando de mí,   Puesto bajo la presión De caminar en tus zapatos,   [Atrapado en la resaca Solo atrapado en la resaca] Cada paso que doy es otro error para ti..” (Numb-LinkinPark)

La depresión, la ansiedad, el aislamiento social, la violencia sexual en la infancia así como la baja autoestima, son factores asociados tanto a la bulimia, como al consumo de alcohol y tranquilizantes en las mujeres sufriendo violencia emocional, verbal y física.   Influyen factores familiares y sociales, como la falta de atención de los padres en la infancia, falta de cuidado de seguridad y confianza. Esto, que por lo general se repite en forma inconciente en la vida adulta, y se suma a esas formas “tradicionales” (aún vigentes) de actuar de una mujer:  ser abnegada, humdilde, vivir para el otro/s,  como así también  vivir en situación de pobreza, ser madre soltera,  o bien pasar por un divorcio; confluyen volviendo a la mujer vulnerable, insegura, muchas veces cayendo en el consumo como muleta para sobrevivir. (más…)

La muerte y violencia emocional continua. Reviviendo la relación de tus padres

“Sentada en mi cama (que en realidad era el sofá del comedor del departamento) corrían las horas de otra noche más, al otro día debía levantarme para ir a la escuela secundaria, contaba con 16 años.  La oscuridad vivía en mí, no hacía falta que fuera noche, me acompañaba una melancolía continua a todos lados durante el día también.  Sumida en el infierno de violencia entre mis padres , con imágenes que daban vuelta en mi cabeza desde muy chiquita, con sonidos y películas mentales que merodeaban mi mente desde hacía unos años, con la tristeza del ambiente de un hogar inconcluso, en desamor, en ruinas…, ahí estaba yo como cada noche, escribiendo o pensando antes de dormir… y aquella noche pensé en morir..pensé cómo sería empezar a morir.., y por un momento (que pareció eterno) con mis ojos abiertos vi oscuridad y una oración pasó por mi mente: moriré en los 40 años…pocos años más podré vivir… Me asusté , volví a ver  a mi alrededor asustada y confundida…y a la vez rogando conocer la felicidad y lograr una familia unida, diferente con la que vivía,  antes de morirme.”

Los sucesos violentos vividos desde la infancia, en la postura de espectador, y más aún si has sido abusada, graban esa impronta de violencia psicológica, emocional, verbal o física en tu mente y tu personalidad se va formando y creciendo dentro de estas formas de vivir y se vuelven casi naturales, por lo que si este trauma no es tratado a tiempo, ya desde la infancia o la pubertad, lo más probable es que repitas el modelo de relaciones violentas en las creciste.

Así vas cayendo en maltratos ya desde el noviazgo, y parece que no te das cuenta porque muy seguramente lo tomas como natural. Si la relación avanza y comienza la convivencia poco durará la aparente calma y felicidad, porque de un momento a otro aparecerán los primeros indicios o muestras de violencia emocional o psicológica. Más tarde , si sigues en este círculo, crecerán los maltratos hasta convertirse en violencia física. Y si logras salir, te repones un poco y pronto volverás a buscar otra relación (porque no puedes vivir sola, te atormenta estar sin un hombre) y por desgracia también volverás a caer en la trampa de otra relación violenta….

Más info y datos , visita:  http://superalaviolenciaemocional.com/blog

Nube de etiquetas