Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘adiccion a fármacos’

AUTOMEDICÁNDOME. Después de la violencia, daño progresivo

Despúes de haber probado todas las formas de frenar,acordar tratar de disipar la violencia emocional, psicológica o bien física en tu pareja, quizás no quede más remedio que la separación. La mayoría de las veces no se dá en buenos términos, por qué negarlo…esto es así en la mayoría de los casos.  Lo más “clásico” es una separación con violencia de diversos tipos y casi siempre dejando abandonada a la mujer con sus hijos (más triste  y difícil aún cuando hay hijos y más todavía si son pequeños).

Qué queda entonces?, una mujer sola con sus hijos, destrozada con la autoestima por el piso, y la carga de salir de esta situación lo antes posible para poder mantener a sus pequeños. En casos de mujeres que tienen un trabajo, un salario, que pueden empezar una vida nueva con sus hijos al irse a otra casa por ej, las cosas pueden resultar un poco menos complicadas en el sentido material, en lo emocional estas mujeres necesitan tratamiento urgente.  Y aquellas que dependen económicamente del hombre se encuentran totalmente desamparadas, desoladas, tristes, y si no tienen familia adonde recurrir para irse con sus hijos, deben refugiarse en los albergues para madres que suelen tener las ciudades de diversos países (claro , no existen en todos, y sabe Dios el destino de estas pobres madres…).

Los hechos , y las estadísticas, demuestran que la gran mayoría de las mujeres maltratadas que iniciaron terapia al tiempo la abandonan…, en los casos de mujeres que ya están separadas de su marido violento, dejan la terapia y el control de la medicación ( si es que fueron medicadas por psiquiatras )  y siguen tomando por su cuenta tranquilizantes o ansiolíticos, caen en la automedicación, la cual puede perdurar años, y en consecuencia derivar en una adicción grande y costosa de superar.., claro que sí se puede superar, pero para esto es necesario la predisposición de la mujer y el darse cuenta de que debe poner un límite en este tipo de “sobrevida mediante pastillas tranquilizantes”, debe reconocer que “puede” salir por si misma de toda depresión y que puede afrontar la vida que le toca vivir sin medicación.  Comenzar un tratamiento para lograr esta meta y seguirlo sin abandonar.

Aquí tenemos un relato de caso real, donde podemos escuchar que este tema es casi “una tortura mental” para la mujer que se vuelve adicta a los fármacos , tomándolos como muletas para caminar en la vida cotidiana.

ERRADICANDO LA VIOLENCIA EMOCIONAL, PSICOLÓGICA Y FÍSICA EN LA PAREJA Y LA FAMILIA.

Te invito a visitar: http://superalaviolenciaemocional.com/blog/

Anuncios

Maltrato,violencia emocional y Adicción. Los fármacos como muleta para vivir

“La violencia emocional, verbal y al tiempo física nos enfermó a mis hijos y a mi.  Un mes después de ser abandonada con una niña de 3 años y un bebé de 2 meses, empecé a sentir mi cuerpo caer, mi mente arrollada y cansada, mi presión bajaba al punto de desmayarme, pero tenía que trabajar para mantener a mis hijos , sola. Un día en la oficina mis manos empezaron a temblar, sentía no poder respirar, casi no podía moverme, el miedo invadió todo mi cuerpo… comenzaban mis ataques de pánico…, llegaron médicos de emergencias me medicaron con tranquilizantes y me mandaron a mi casa. Casi no podía tenerme en pie, el miedo estaba asomando cada día más,y tenía que ocuparme de mis hijos pequeños.. Estaba muy triste, tratando de encontrar, en vano, a mi marido que se había ido. La violencia psicológica y física era “enfermedad” crónica en nuestras vidas. Al poco tiempo me mandaron a terapia, y como no mejoraba al psiquiatra. Me medicaron: fluoxetina y clonazepam , medicaciones que se instalaron en mi vida de hace veinte años atrás.  Terapias, trabajo, mi hijos, divorcio,  pedir ropa usada para mis hijos y para mi porque no me alcanzaba mi salario…, el regreso violento de aquel marido que estaba sumido en las drogas y quería volver por la fuerza, amenazaba con matarme, llevarse a los chicos, etc etc… una vida de sobresaltos y angustia sin fin.  Tiempo después cambiaron mi medicación fluoxetina por citalopram, y seguía con el ansiolítico…, la única de manera de poder salir a la calle, trabajar , ocuparme de mis hijos, era medicada. Llegué a tomar dobles  dosis de las que me recetaban…, aún dejando la terapia yo seguí automedicándome, seguí y sigo hoy en día tomando dosis de clonazepam…, a pesar de hacer tantas terapias, grupos, etc. siento que es lo que me mantiene en pie para seguir con mis obligaciones…, esa ansiedad me supera, estoy atada a estas pastillas….a veces creo que de por vida…”

“Estoy cansado de ser lo que tu quieres que sea,   Sintiéndome sin fe Perdido bajo la superficie,  No sé qué estás esperando de mí,   Puesto bajo la presión De caminar en tus zapatos,   [Atrapado en la resaca Solo atrapado en la resaca] Cada paso que doy es otro error para ti..” (Numb-LinkinPark)

La depresión, la ansiedad, el aislamiento social, la violencia sexual en la infancia así como la baja autoestima, son factores asociados tanto a la bulimia, como al consumo de alcohol y tranquilizantes en las mujeres sufriendo violencia emocional, verbal y física.   Influyen factores familiares y sociales, como la falta de atención de los padres en la infancia, falta de cuidado de seguridad y confianza. Esto, que por lo general se repite en forma inconciente en la vida adulta, y se suma a esas formas “tradicionales” (aún vigentes) de actuar de una mujer:  ser abnegada, humdilde, vivir para el otro/s,  como así también  vivir en situación de pobreza, ser madre soltera,  o bien pasar por un divorcio; confluyen volviendo a la mujer vulnerable, insegura, muchas veces cayendo en el consumo como muleta para sobrevivir. (más…)

Nube de etiquetas